Los ataques de Pánico

14 02 2010

Ante la inminente posibilidad de vernos obligados a vivir un momento doloroso en nuestras vidas, procedemos a reaccionar con miedo ante el futuro.

Por ejemplo, si sabemos que nos van a desalojar de la casa en la que vivimos y no sabemos adónde vamos a ir; si quizás en algún de esos momentos de angustia sentimos que podemos inclusive perder nuestro trabajo y no sabemos como o de que manera vamos a poder cumplir con el pago de nuestra deudas; si nuestro mejor cliente ha decidido cancelarnos la cuenta y nuestro negocio se va a ir en bancarrota. Ante estos escenarios, sentimos miedo por el futuro.

Y dependiendo del posible daño que esos eventos negativos del futuro puedan obrar en nuestras vidas, también depende la intensidad del dolor que podríamos experimenar.

Sin embargo, nada es tan doloroso cómo perder el amor y el respeto de nuestros seres queridos. Ante el simple escenario de saber que quién nos ama se va a desilusionar de nosotros y nos va a dejar de querer; o de exponernos a la crítica de aquellos que siempre hemos respetado; o de ser blanco de las burlas de aquellos que no nos quieren; podemos experimentar un dolor mucho mas intenso que ante la posible pérdida de bienes materiales.

Esos dolores del alma son tan intensos y agudos, que sentimos por anticipado que no los podríamos manejar.

Ante un escenario dónde hay una alta posibilidad de que experimentemos uno de estos dolores agudos, nuestro miedo se aumenta y se convierte en pánico. Y es ahí cuándo aparecen los ataques de pánico y quedamos fuera de control, presos del miedo y las emociones.

Es fácil hablar de ataques de pánico cuándo no se están experimentando. Para aquél que está en medio de la crisis, el intelecto y la razón están desactivados. Yo sé lo que son esos dolores y el daño que causan a la estabilidad emocional de una persona.

Para aquellos que se encuentran cerca o están en medio de un ataque de pánico, quiero llevarles un mensaje de esperanza. Existe una fuerza dentro de tí, superior a tí, mucho mas poderas, que tiene la capacidad de ayudarte a pasar con éxito por estos momentos díficiles. Hay una alta posibilidad de que puedas manejar ese dolor sin necesidad de recurrir a las drogas, al alcohol, a la locura.

Si no encuentras paz, si te sientes solo, si no eres comprendido, si has perdido tus amigos, si los libros no funcionan; entonces ven a nuestro próximo seminario. Aquí encontrarás un espacio para que puedas reorganizarte y tomar un nuevo aire para seguir adelante en tu vida.

Los dolores, el miedo, la felicidad, el triunfo, la risa, el llanto; siempre estarán en nuestras vidas. La confianza de saber que podremos manejar los momentos díficiles de nuestra vida, marca la diferencia entre la felicidad y la tristeza.

Gustavo Abello
Seminario Yo Positivo
www.opositivo.org


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: